Por no saber bailar

Captura de pantalla 2019-01-31 a la(s) 8.51.09.png

A Carlos le supo a nada verla bailar con otro; se sentó en la última mesa sin perderla de vista; veía como giraban, reían y como Guillermo ponía sus manos alrededor de su cintura, no tenía si quiera intención a pestañear. Tragó saliva y se fue a lavar la cara para despejarse un rato, regresó para seguir persiguiéndolos con la mirada, estaba a una distancia decente, donde podía disimular mientras los veía bailar. Guillermo la apretó contra su cuerpo y recogió sus cabellos, el pobre de Carlos no sabía donde meter sus ganas, del coraje pasó a la tristeza y viceversa.

Guillermo y ella habían bailado toda la noche, él no pretendía dejar de girar. Ella le suelta las manos y se despide del tipo con el que había bailado y que sin interés alguno lo dejó sin siquiera preguntar su nombre, sin una sola sonrisa.

Ella no tenía como ir a casa y Carlos sabía perfectamente donde vivía.

Una respuesta a “Por no saber bailar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s