Piernas

_DSC1829OS

¿A qué juegas?, y lo único que se me ocurre es una torre de madera cayendo sobre la mesa. No es que este jugando, es que simplemente a veces me dejo llevar por ese niño que llevamos por dentro; no intento nada malo, al contrario, me estoy dejando llevar.

Tampoco vas a negar que tu visita inesperada me movió más que uno de mis sentidos, ¿o qué pensabas?, que ibas a llegar, instalarte en mi y que yo te iba a dejar pasar como si no supieras que el simple hecho de hablarme haces que me tiemble la piel. Que curioso, que cuando me dijiste que no vuelva, decidiste volver tu, como me conoces, como sabes que siempre me ha estorbado la ropa y quemado la piel cuando te tengo frente a mi.

No juego, en serio. Pero tu y yo sabemos que siempre nos ha separado el océano y que nunca fui buena para esperarte despierta, prefiero dormir. Así que no vuelvas más, al menos no lo hagas si no es para quedarte y tocar mis piernas mientras duermo y poderte despertar porque sabes que no me gusta desayunar si no estas ahí para quitarme el café.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s