Sin nombre

¿Sabes que tu nombre puede llegar a incomodar?

Incomoda cuando imagino que todo va mal

y quiero refundirme en un estado

en el que pienso no puedo escapar.

Incomoda porque escucho tu nombre,

y los gusanos o mariposas que

llevo dentro empiezan a moverse.

Cuando el simple hecho de escucharlo

dibuja una sonrisa en mi rostro,

sin importar el estado de ánimo en el

que me encuentre o que tan brillante

está el cielo o como va cayendo el sol.

Incomoda porque puede llegar a sacarme

de ese hueco caprichoso en el que me quedo,

y quizá, sólo quizá puede lograr que sonría.

Tu nombre me incomoda,

porque no me deja respirar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s