Para Lucía

A Lucía no le faltaba nada y sin embargo lo necesitaba todo. Verla sonreír era felicidad, y hacerla sonreír aún más. Su belleza era una hermosa casualidad o un regalo necesario que fue provisto por Dios para que ella pueda lidiar con toda esa gente.
 Captura de pantalla 2016-08-08 a la(s) 11.15.48.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s