Rutina

Regresaban a casa tarde como de costumbre, una ducha pensó ella; un libro antes de dormir dijo él y ambos se fueron por diferentes caminos. Él la miró y le dijo: no te asustes si hoy no quiero tocarte; y se acostó junto a ella para verla dormir toda la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s