16 de abril

20160425_193025

Sábado 18H50 y teníamos planes, el Domingo era el cumpleaños de mi amigo y contábamos las horas para cantarle. ¿Temblor? gritó, y yo sólo pensaba: “ya va a pasar”, Temblor –volvió a gritar y rápidamente me cogió la mano para bajar- bajé las escaleras corriendo, nunca imaginé sentir ese tipo de miedo, no del miedo de caerte por las escaleras, si no de quedarte atrapado bajo un montón de cemento, ese miedo.

La luz se fue, los pies se enredaron, todo se movía, no había donde agarrarse. La señora de abajo rezaba porque no podía abrir su puerta, los perros ladraban y la puerta principal no abría. ¡Que momento más eterno! Dejó de moverse todo y la puerta se abrió, yo seguía mareada, no entendí que había pasado. Aún no llegaba la luz.

Al salir a la calle, todo estaba a oscuras, se escuchaban murmullos, pitos de carros y los perros seguían ladrando. No había señal, no podíamos llamar a nadie, los mensaje no se enviaban, ¿Qué estaba pasando? A los 2 o 3 minutos empezaron a entrar llamadas, y a los 10 minutos llegó la luz y las redes sociales se empezaron a “disparar”, TERREMOTO.

Mi corazón se me hizo chiquito, y esta vez tuve miedo, no del miedo de caer por las escaleras o quedar aplastada, ese fue otro miedo. Ecuador había tenido un terremoto de 7.8, epicentro en Manabí, tuve miedo.

El Domingo tenía muchos mensajes, las redes sociales se convirtieron en el mejor medio de comunicación, y ese día miles de ecuatorianos nos movimos recolectando víveres, se hicieron centros de acopios en todas partes. Fuimos al supermercado a comprar atún, agua y leche, y nos encontramos con filas de carros llenos de comida, a medida que avanzaban los días se acaban los alimentos no perecibles en los supermercados, todos caminaban con zapatos deportivos y gorras listos para ir a ayudar, la gente se unió, se movió, nos vestimos de tricolor, sentimos.

Hoy, hace más de 1 semana que Ecuador se cayó a pedazos, y no me refiero por las casa y edificios que se vinieron abajo, hablo por las vidas que se perdieron. Pero nosotros no hemos permitido que se quede así, y no lo vamos a permitir, porque nos duele, porque perdimos a más de 600 personas, porque nuestras hermosas playas están de luto, porque necesitamos sanarnos.

Ese Sábado tuve miedo, mucho. Pero hoy no dejé que el miedo se apoderará de mis mejores pensamientos, me pinté de los colores de mi tierra y sentí que la tierra se va sanando.


Puedes buscar información en las redes sociales con estos hashtag y únete a la lucha. #FuerzaEcuador #TerremotoEcuador #EcuadorUnosolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s